Ana Mendoza y su abuelo, vendimiando, con la gregoire